July 16, 2017

Download Amigos nocturnos The Tooth Fairy (Linea Maestra) (Spanish by Graham Joyce PDF

By Graham Joyce

Sam Southall y sus amigos son como cualquier otra pandilla de jóvenes. Holgazanean por los alrededores de su ciudad mientras desafían a los adultos a poner a prueba su libertad... hasta los angeles noche en que Sam encuentra una duende a los pies de su cama. No una duende bondadosa como las de los cuentos infantiles, sino una presencia malévola e inquietante que se mofa de sus miedos y limitaciones y le abre las puertas a su lado más tenebroso.
¿Es actual o es producto de su torturada imaginación? Y, ¿en qué medida es ella responsable de las catástrofes venideras? En el paso de los angeles infancia a los angeles adolescencia, l. a. duende seguirá junto a él, atrayéndolo hacia las profundidades más ocultas y siniestras de su carácter…

Show description

Read Online or Download Amigos nocturnos The Tooth Fairy (Linea Maestra) (Spanish Edition) PDF

Best spanish books

Adam Bede (Webster's Thesaurus Edition)

There are various versions of Adam Bede. This academic version used to be created for self-improvement or in guidance for complicated examinations. the ground of every web page is annotated with a mini-thesaurus of unusual phrases highlighted within the textual content, together with synonyms and antonyms. Designed for college districts, educators, and scholars looking to maximize functionality on standardized assessments, Webster’s paperbacks reap the benefits of the truth that classics are usually assigned readings.

Extra info for Amigos nocturnos The Tooth Fairy (Linea Maestra) (Spanish Edition)

Example text

El grito ascendió hasta hacerse muy agudo. El duende se apartó horrorizado. —¡No, no, no! No debí haber hecho eso. ¡Tendré que pagar por ello! ¡No, no, no! ¡Deja de gritar! ¡Deja de gritar! -¡Buaaaaaaa! En la otra habitación se oyeron movimientos. Un golpe sordo. El duende colocó sus dedos llenos de anillos sobre la boca de Sam. —¡Detente! Si se lo cuentas, será peor para los dos. La puerta del dormitorio de los padres chirrió. Sonaron pisadas apagadas en el pasillo entre ambas habitaciones. El suelo de madera crujió.

Cuando a veces había oído a adultos utilizar tal lenguaje, y la criatura de la habitación hablaba como un adulto aunque no lo pareciera, entonces la palabras asustaban. Se volvían reales. —No he hecho nada. La criatura resopló. —«No he hecho nada» -lo imitó con crueldad. El duende tenía el hábito de sofocarse con su propio humor cínico, de modo que algunas palabras se escurrían con una leve tos. —¿Quieres saber lo que has hecho? Me has visto, eso es lo que has hecho. Aún me ves. Eso es suficiente, mocosete.

Me ha parecido que hablabas en sueños. ¿Has abierto tú la ventana? La cerró y echó las cortinas. Le alisó de nuevo la almohada y lo besó en la frente antes de estirar las mantas. —Vuelve a dormir -dijo. 3 Niebla Ya que la caravana de su primo estaba de camino, Linda la Larguirucha recogía a Terry cada mañana para acompañarlo al colegio. Entonces Terry insistía en recoger primero a Sam y luego a Clive para juntos rezagarse en los últimos metros de la caminata. A Linda aquello no le gustaba. Tenía casi once años y sentía de manera aguda e intuitiva cómo un misterioso velo se retiraba.

Download PDF sample

Rated 4.13 of 5 – based on 11 votes